El latigazo cervical es una de las lesiones más usuales en cualquier accidente de tráfico. Es aconsejable no confiar el cálculo de la indemnización a la aseguradora y dirigirse al abogado especialista en la materia.

Cómo se produce un latigazo cervical. Síntomas y tratamiento

El latigazo cervical se produce por una hiperextensión violenta del cuello, seguida de una flexión brusca. Puede provocar traumatismos en los ligamentos y hasta daños óseos. La lesión es muy común en las colisiones de vehículos por alcanza a frenazos bruscos.

En función del grado de afectación, los latigazos en las cervicales se clasifican en grados. Dolor en el cuello, de cabeza, en la región occipital, mareos y hormigueos son algunos de sus síntomas, que pueden llegar aparecer hasta 24 o 48 horas después del accidente.

Para aliviar el dolor y las contracturas suelen administrarse analgésicos y antiinflamatorios, y además de relajantes musculares. En determinados casos se hace precisa la inmovilización con collarín cervical. El reposo relativo con rehabilitación ayuda a reducir el tiempo de incapacidad y las posibles secuelas.

¿Cómo reclamar la indemnización?

En caso de sufrir un latigazo cervical como consecuencia de un accidente de tráfico, debemos seguir los siguientes pasos:

– Recopilar toda la información sobre el siniestro (parte de accidentes amistoso, testimonio de testigo, e informes médicos correspondientes)

– Dirigirnos a un abogado especializado en accidentes e indemnizaciones.

– Es aconsejable que profesionales médicos independientes se encarguen de valorar la lesión.

– Iniciar el tratamiento de rehabilitación.

– Presentar la reclamación a la compañía aseguradora, trámite del que se encargará nuestro abogado.

La elección de este último es una cuestión importante. Es fundamental dirigirnos a profesional del derecho con experiencia en el área de accidentes de tráfico y no conformarnos, por ejemplo,  con el que nos sugiera la aseguradora. Si nuestra póliza de seguro incluye cobertura jurídica, tenemos derecho a elegir un abogado externo, para asesorarnos y gestionar nuestra indemnización, ¡no lo olvidemos!

¿Con qué cantidad me indemnizarán?

La indemnización varía en función de aspectos como la baja o las posibles secuelas que deja la lesión. Así, los latigazos cervicales con curación absoluta y sin ningún tipo de consecuencia posterior se indemnizan entre 1.000 y 4.000 euros aproximadamente. Sin embargo, los esguinces que conllevan alteraciones postraumáticas graves pueden llegar a indemnizarse con hasta 10.000 o más euros.

Estas cifras son siempre orientativas, tengamos presente que no existe un tope máximo y que las indemnizaciones por latigazo o esguince cervical serán mayores o menores en función de las lesiones, las secuelas o la pericia de nuestro abogado. Por tanto, cada caso es un mundo y habrá que estudiarselo concienzudamente para lograr los mejores resultados.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, perteneciente al Ministerio de Economía, y competitividad, publica anualmente los baremos a aplicar en las indemnizaciones de tráfico.

Nuestro abogado nos ayudará a obtener la máxima indemnización descifrando estas complejas tablas de baremos, que están sometidas a un sinfín de condicionantes e interpretaciones.

Y usted, ¿Padece una lesión de este tipo? ¿Cree que le indemnizarán adecuadamente?