La Sala Primera del Tribunal Supremo ha sentenciado que el sistema de custodia compartida de los hijos no exime del pago de una pensión de alimentos si existe desproporción en los ingresos de los cónyuges y así lo ha fallado en el caso de una pareja divorciada de la provincia de Sevilla con dos niñas en común. Él pedía custodia compartida sin pasar manutención y ella, mantener la custodia y la pensión que se le habían asignado.

En este caso, otorga este modelo porque entiende que fomenta la integración del menor con ambos padres, evita el sentimiento de pérdida, no cuestiona la idoneidad de los progenitores y estimula la cooperación de los padres en beneficio de los menores.

No obstante, rechaza la petición del padre, para quien estableciéndose la custodia compartida ya no es necesario el pago de los alimentos porque cada progenitor se hace cargo de los mismos durante el tiempo que tiene a las niñas.

La reciente STS 1ª de 11 de febrero de 2016 ha venido a establecer con claridad lo que contrariamente muchos justiciables pensaban esto es, que la determinación del sistema de custodia compartida en proceso contencioso, no elimina ni suprime necesariamente la obligación de contribuir al pago por alimentos: “Esta Sala debe declarar que la custodia compartida no exime del pago de alimentos…”

Dicho esto, la siguiente cuestión que se suscita sería: ¿Cómo afecta la custodia compartida a la determinación del importe de la pensión de alimentos? ¿qué factores influyen en su determinación judicial?

Es evidente que cuando se adopta el sistema de custodia compartida, la medida de contribución al sostenimiento de los hijos menores debe tener en cuenta cada una de las circunstancias.

Por lo tanto y a modo de conclusión, se deberá tener en cuenta cada circunstancia en el momento de solicitar la custodia compartida y analizar cada caso en concreto.

Si desea más información no dude consultarme    Tienes a tu disposición el teléfono 675.508.668